MecánicaSOY MOTO

CUIDA DE TU MOTO Y ELLA CUIDARÁ DE TI

cuida de tu moto y ella cuidara de ti

El mantenimiento preventivo de la moto

Siempre vamos a preferir rodar en moto que hacer cualquier otra cosa, pero para disfrutar de la moto, a veces debemos dedicarle un poco de atención a algunas cuestiones básicas de conservación y mantenimiento preventivo de la moto.

Aunque no nos atrevamos a hacer determinadas tareas de mantenimiento como puede ser el cambio de aceite, sí que hay pequeñas acciones que alargaran la vida de nuestra moto y mejoraran la conservación de la misma, garantizando un estado óptimo de nuestra moto para que podamos salir a disfrutar de la misma sin tener que preocuparnos de averías que se pueden evitar con una buena revisión.

Cuando compramos una moto debemos adoptar una rutina y reservarnos un espacio de tiempo, una vez al mes, por ejemplo, para conectar con nuestra máquina y tener cuidado de la misma.

Hay motos que requieren más mantenimiento que otras, y las acciones a realizar pueden ser diferentes en función del tipo de moto o el uso al que se destine. Por ejemplo, no es lo mismo una moto de campo que una moto deportiva de calle.

Hoy nos vamos a centrar en las motos de campo y os contaré qué pasos sigo yo para tenerla siempre lista.

Tener la moto siempre limpia te ayudará a evitar averías

Algo a lo que no se le da la importancia que debería y que constituye la base de todo buen mantenimiento preventivo de la moto es tener la moto limpia.

Con el paso del tiempo, la suciedad se va incrustando en distintas partes de la moto, pudiendo bloquear partes móviles, tapar tubos de respiración o evacuación, oxidar o agujerear algunas piezas, etc. por lo que lo primero que debemos hacer siempre es limpiar bien la moto.

Hay muchas formas de mantener una moto limpia y muchos productos que nos pueden ayudar.

A pesar de que no es muy recomendable limpiar las motos en los túneles de lavado con las mangueras a presión, hay motos como son las motos de campo, que pretender limpiarlas a mano sin agua a presión es ser excesivamente optimista.

Lo más importante cuando no podemos limpiar la moto a mano por no tener espacio o por ser una moto de campo, y no nos queda otra que recurrir a las mangueras de presión, es tener presente que no debemos exponer determinadas partes como los radiadores o los conectores de la moto, directamente a esa presión de agua.

Otro detalle importante es no dirigir el chorro de agua al agujero del tubo de escape o al filtro de aire. Para el tubo de escape venden unos tapones pensados precisamente para evitar la entrada de agua pero CUIDADO no os los dejéis puestos cuando vayáis a arrancar la moto. La alternativa económica a esto es utilizar una bolsa de plástico para taponar ese agujero y el del filtro de aire si es como el de mi KTM Freeride.

Como hay ocasiones en las que la suciedad puede estar muy incrustada, un producto que me ha ido muy bien es el SILKOLENE WASH OFF. Simplemente se trata de rociarlo encima de las partes que estén más sucias antes de empezar a limpiar la moto. Veréis como la suciedad se cae nada más echar el producto encima, ¡es una delicia limpiar así!

Y para un acabado perfecto…

Otra cosa que hago antes de empezar la limpieza con la manguera es rociar la cadena con SILKOLENE BRAKE&CHAIN CLEAN. De esta forma, cuando limpiemos con la manguera, este agente se encargará de hacer que se caiga toda la grasa y la suciedad que pueda haber incrustada.

Hecho esto, toca volver al garaje de casa o buscar un sitio tranquilito para seguir con el mantenimiento preventivo de la moto.

Os recomiendo que busquéis un sitio con buena iluminación y que prestéis mucha atención a cada rincón de la moto.

Para rematar la faena que hemos empezado en el túnel de lavado os aconsejo que rociéis las partes de plástico con SILKOLENE PRO PREP, que es un producto que dejará los plásticos relucientes y con una capa extra de protección.

¿Qué cosas debemos revisar con frecuencia en nuestra moto para evitar averías?

Y cuando ya tenemos todos los rincones de la moto limpios empezamos con nuestro mantenimiento preventivo de la moto a fondo:

1. LA CADENA – muchas veces nos olvidamos de que la cadena tiene un desgaste y hay que revisar su tensión con cierta frecuencia.

Una vez tenemos la cadena limpia es importante que revisemos que no haya eslabones gripados y, en caso de ser una cadena con retenes, debemos mirar que los retenes se encuentren en buen estado.

También vamos a mirar la holgura de la cadena y la tensaremos si es necesario.

Mucha gente lleva la moto al mecánico para hacer esto pero es importante que aprendáis a hacerlo por vosotros mismos ya que es algo que hay que revisar con cierta frecuencia y el hecho de tener que acudir al mecánico hace que dejemos pasar los días sin revisarlo.

Si no sabéis cómo limpiar, tensar y engrasar la cadena, a continuación os dejo un vídeo donde lo explico con todo lujo de detalles.

Una vez hecho esto, no os olvidéis de que hay que volver a engrasar la cadena. En esta ocasión utilicé SILKOLENE CHAIN LUBE.

2. Otra comprobación que debemos hacer consiste en repasar toda la moto en busca de fugas de líquido. Así, vamos a mirar que las barras de la horquilla no pierdan aceite por los retenes, que los latiguillos de los frenos se encuentren en buen estado, que no estén agrietados ni pellizcados, que los manguitos que llevan el refrigerante no estén resecos o tengan pérdidas por algún poro, que no haya bridas metálicas rotas, que la bomba no pierda refrigerante, que no haya pérdidas de aceite,… repasad en todos los sitios que se os puedan ocurrir.

3. Algo muy importante en las motos de campo es mantener el filtro de aire limpio y bien impregnado de aceite.

A continuación, os dejo un vídeo donde podéis ver cómo se limpia un filtro de aire.

Para esto también podemos encontrar distintos productos en el mercado, algunos más tradicionales como la gasolina y otros más sofisticados como el SILKOLENE FOAM FILTER CLEANER.

Personalmente no me gusta usar gasolina ya que creo que degrada el material con el que se fabrica el filtro de aire y eso nos obligará a tener que reemplazarlo por uno nuevo antes ya que, de lo contrario, el propio filtre de aire será el que nos soltará pelusa que acabará en el motor.

Una vez hemos dejado el filtro impecable con la ayuda del SILKOLENE FOAM FILTER CLEANER, debemos enjuagar bien el filtro con agua (si es templada mejor… para nuestras manos sobretodo) hasta que el agua salga transparente.

Después deberemos dejar secar el filtro al sol o ayudarnos con un secador, siempre con precaución de no aplicar un calor excesivo en una misma zona, para evitar degradar el material del filtro.

Cuando el filtro está seco del todo, deberemos empaparlo bien en aceite SILKOLENE FOAM FILTER OIL, retirar el exceso y dejar que el aceite penetre y adquiera sus propiedades adherentes, antes de volver a montarlo en la moto.

Algo muy importante a tener en cuenta respecto el mantenimiento de los filtros es que los productos que utilicemos para limpiar y aceitar el filtro van a depender del material de que esté hecho el filtro.

Por ejemplo, los filtros de papel únicamente se limpian con un poco de aire a presión que debe aplicarse de la parte interior a la exterior del filtro para evitar que la suciedad penetre más en los poros.

Los filtros k&n de las motos deportivas se limpian con un producto específico y se aceitan con un aceite en spray también específico.

3. Si tenemos algunas herramientas en casa, podemos aprovechar para revisar que no haya tornillos flojos y así nos aseguramos de que no perdemos ninguna pieza por la calle.

4. Las ruedas son una de las partes más importantes de una moto y a la que muchas veces no se le presta la atención que se debería, sobretodo en el caso de las motos de campo.

Si la rueda tiene un buen taco nos garantizará un agarre óptimo en todas las condiciones que nos podemos encontrar a lo largo de una ruta de enduro, haciéndola más placentera y minimizando el número de caídas que tendremos a lo largo de la jornada.

5. Y ya puestos a revisar las ruedas es importante que revisemos también que se encuentren a la presión correcta (excepto si llevamos mousse). Además, podemos revisar que los cojinetes se encuentren en buen estado, que no haya objetos extraños clavados en la goma y que el neumático no presente abultamientos sospechosos en los flancos del mismo.

ATENTOS porque esto es igualmente importante en una moto de calle. Un abultamiento sospechoso en uno de los flancos puede ser indicador de un riesgo inminente, por lo que os recomiendo encarecidamente que prestéis atención y, de ver algo raro, acudáis a un taller de confianza para que lo inspeccionen o cambien el neumático y así os quedaréis tranquilos.

6. No nos podemos olvidar de revisar los niveles de aceite, líquido de frenos (delantero y trasero) y refrigerante, así como de embrague en caso de que este sea hidráulico.

7. También debemos revisar que las pastillas de freno, tanto delanteras como traseras, no estén desgastadas.

8. Podemos utilizar SILKOLENE ALL-IN-ONE para engrasar esas partes móviles que puedan presentar un poco de óxido o que chirríen como puede ser la maneta del embrague. También para ayudarnos a aflojar algunos tornillos que se hayan podido quedar gripados por el paso del tiempo.

9. Aunque en las motos de campo es algo a lo que no se presta mucha atención, también podemos aprovechar para revisar que todas las luces funcionen correctamente.

10. Finalmente, yo acabé con SILKOLENE PRO FST, un aditivo que se mezcla con la gasolina y que sirve para mejorar las prestaciones de la moto en frío.

Hacer todo esto nos ayuda a detectar pequeños problemas que pueden acabar derivando en averías importantes que nos arruinarían la salida y, en el peor de los casos, pueden llegar a suponer un accidente, poniendo en peligro nuestra vida y/o la de los que circulan con nosotros.

Así que ya lo sabéis, el mantenimiento preventivo de la moto debe convertirse en una parte más de nuestra vida como lo puede ser desyunar cuando nos vamos de ruta.

Espero que os haya sido de utilidad y podéis encontrar más información sobre los productos utilizados en

https://www.instagram.com/fuchs_silkolene

https://www.fuchs.com/es/es/